INDICE

INDICE

 

INTRODUCCION

OBJETIVOS

MARCO TEORICO

ORGANOS ENCONTRADOS EN LOS CORTES REALIZADOS

CORTE DE LA ESTRUCTURA INTERNA SECUNDARIA DE LA RAÍZ

ORGANOS INTERNOS DE LA RAIZ

BIBLIOGRAFIA

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

INTRODUCCION

 

 

La principal diferencia estructural entre los tallos de las plantas vasculares, reside en la disposición de los haces vasculares (tejidos conductores) que constituyen el cilindro vascular. En las dicotiledóneas se sitúan los haces de floema y xilema primarios formando cilindros concéntricos, estando los de floema siempre en posición exterior. Entre éstos se disponen proyecciones radiales del parénquima médulae, denominadas parénquima interfascicular, aunque en algunos casos los cilindros son prácticamente continuos. Al contrario que en la raíz, en donde los haces del floema se alternan con los del xilema, en el tallo se colocan uno junto a otro sobre el mismo radio. En los tallos de las monocotiledóneas, los haces vasculares están dispersos y sin orden, o formando círculos concéntricos, en el tejido fundamental, nombre éste que se aplica al parénquima cuando no existe médula y corteza diferenciados.

La raíz se diferencia del tallo por su estructura, por el modo en que se forma y por la falta de apéndices, como yemas y hojas. La primera raíz de la planta, llamada radícula, se alarga cuando germina la semilla y forma la raíz primaria. Las raíces que se ramifican a partir de la primaria se llaman secundarias. En muchas plantas, la raíz primaria se llama pivotante, es mucho mayor que las secundarias y alcanza mayor profundidad en el suelo.

La raíz es el eje del cormo que crece en dirección inversa a la del tallo y, por lo tanto, posee generalmente geotropismo positivo.  Introducida en la tierra, en el agua o en otros medios, extrae de ellos las sustancias nutritivas que necesita el vegetal para su desarrollo y existencia.  Ramificándose e introduciéndose profundamente en el suelo, sirve, además, de soporte eficaz para la planta.  Un rasgo característico de este órgano es su incapacidad  para producir hojas y flores.  Carece de color verde, pero puede verdear en presencia de la luz.  En algunas plantas perennes o bienales sirva también de órgano reservante (rábano, remolacha).

Morfológicamente se distingue en la raíz un segmento de unión con el tallo, una zona de transición o cuello, y zonas de crecimiento, de maduración y ramificación. La zona de crecimiento, también llamada de división celular, es una zona embrional responsable del alargamiento de la raíz primaria. Está protegida por una serie de células epidérmicas impermeabilizadas por un líquido denominado cutina, que recubre la superficie externa de las mismas. Este conjunto de células parenquimáticas, que tienen forma de dedal, se denomina cofia, caliptra o pilorriza. La cofia posee sustancias mucilaginosas que permiten al ápice radicular, formado por células meristemáticas, penetrar con más facilidad en el sustrato sin ser dañadas. En las plantas acuáticas la cofia degenera rápidamente, y no existe en las raíces parásitas (como el muérdago).

La zona de maduración, llamada pilífera, se caracteriza por poseer pelos radicales absorbentes que son sustituidos por los tejidos conforme crece la raíz. Entre el límite superior de estos pelos y el cuello de la raíz se encuentra la zona de ramificación, de donde surgen las raíces secundarias o laterales en forma oblicua perpendicular

                                                              .

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

OBJETIVOS

 

 

 

·        Aprender hacer sendos cortes de raíces, para identificar sus características físicas y clasificar sus partes orgánicas.

 

·        Observar dichos cortes realizados en el microscopio y plasmar lo visto en graficas teóricas, para un mejor entendimiento de estas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

MARCO TEORICO

 

 

 

v    Maíz

 

Nombre común de una gramínea muy cultivada como alimento y como forraje para el ganado. El nombre proviene de las Antillas, pero en México, los nahuas lo denominaron centli (a la mazorca) o tlaolli (al grano). Con el trigo y el arroz, el maíz es uno de los cereales más cultivados del mundo.

 

 

Descripción

 

 

El maíz forma un tallo erguido y macizo, una peculiaridad que diferencia a esta planta de casi todas las demás gramíneas, que lo tienen hueco. La altura es muy variable, y oscila entre poco más de 60 cm en ciertas variedades enanas y 6 m o más; la media es de 2,4 m. Las hojas, alternas, son largas y estrechas. El tallo principal termina en una inflorescencia masculina; ésta es una panícula formada por numerosas flores pequeñas llamadas espículas, cada una con tres anteras pequeñas que producen los granos de polen o gametos masculinos. La inflorescencia femenina es una estructura única llamada mazorca, que agrupa hasta un millar de semillas dispuestas sobre un núcleo duro. La mazorca crece envuelta en unas hojas modificadas o brácteas; las fibras sedosas o pelos que brotan de la parte superior de la panocha o mazorca son los estilos prolongados, unidos cada uno de ellos a un ovario individual. El polen de la panícula masculina, arrastrado por el viento (polinización anemófila), cae sobre estos estilos, donde germina y avanza hasta llegar al ovario; cada ovario fecundado crece hasta transformarse en un grano de maíz.

 

Clasificación científica:

El maíz es la especie Zea mays, perteneciente a la familia Gramíneas (Gramineae). La especie perenne silvestre que se creía extinguida y se redescubrió en México es Zea diploperennis.

 

 

 

v    Fríjol

 

Nombre común aplicado a cada una de las especies de un género de plantas leguminosas pertenecientes a la familia de las Fabáceas. Las semillas y vainas de estas plantas herbáceas se usan como alimento y en la producción de forraje. Originarias del continente americano se cultivan en la actualidad en todo el mundo. También reciben el nombre de judía especies pertenecientes a géneros distintos, como la judía espárrago y la judía de careta o carita, también llamada judía de Egipto, que se cultivan como forrajeras.

Las hojas son compuestas, formadas por tres foliolos, y las flores, normalmente de color blanco, se agrupan en racimos. El nombre de la planta designa también a la semilla conocida en los distintos países de habla hispana por el nombre de frijol, judía, poroto, caraota, habichuela y otros, y es un alimento muy apreciado por su elevado contenido proteínico. En Latinoamérica constituye uno de los alimentos básicos y es apreciado por todos los grupos sociales, formando parte de numerosos platos típicos de gran consumo. La especie más utilizada, Phaseolus vulgaris, incluye un gran número de variedades.

Aunque algunas de estas plantas son perennes, casi todas se cultivan como anuales. Exigen un suelo rico, ligero y cálido y se siembran en primavera, cuando ya ha pasado el riesgo de heladas, pues no toleran las temperaturas bajas.

 

 

Clasificación científica:

 

las judías o frijoles verdaderos constituyen el género Phaseolus, de la familia de las Fabáceas (Fabaceae). Las dos especies más utilizadas en agricultura son la judía o frijol común, Phaseolus vulgaris, y la judía o frijol pinto, Phaseolus coccineus. La judía espárrago es la especie Vigna sinensis y la judía de careta o carita corresponde a la especie Dolichos lablab.

 

 

 

 

                                            

                                                        

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

ORGANOS ENCONTRADOS EN LOS CORTES REALIZADOS

 

 

En las monocotiledóneas, como el maíz, el tejido vascular forma numerosos haces dispersos en el plano transversal del tallo. En los tallos de las monocotiledóneas, los haces vasculares están dispersos y sin orden, o formando círculos concéntricos, en el tejido fundamental, nombre éste que se aplica al parénquima cuando no existe médula y corteza diferenciados.

 

Xilema, tejido leñoso de los vegetales superiores que conduce agua y sales inorgánicas por toda la planta y proporciona también soporte mecánico. En las hojas, las flores y los tallos jóvenes, el xilema se presenta combinado con floema en forma de haces vasculares conductores. Conduce agua en sentido ascendente.

 

Floema, que transporta los azúcares producidos por las hojas en sentido descendente.

En las plantas superiores, tejido vascular que conduce azúcares y otros nutrientes sintetizados desde los órganos que los producen hacia aquéllos en que se consumen y almacenan. El floema está organizado en haces vasculares, que son los filamentos longitudinales del tejido conductor, asociados con el tejido conductor de agua o xilema. Los haces vasculares constituyen importantes órganos estructurales de los tallos herbáceos y los nervios de las hojas.

 

 

Tejido fundamental

 

Las plantas tienen tres tipos de tejido fundamental. El primero, llamado:

 

Parénquima, está distribuido por toda la planta, está vivo y mantiene la capacidad de división celular durante la madurez. En general, las células tienen sólo paredes primarias de grosor uniforme. Estas células del parénquima se encargan de numerosas funciones fisiológicas especializadas: fotosíntesis, almacenamiento, secreción y cicatrización de heridas. También hay células de este tipo en los tejidos xilemático y floemático.

 

El colénquima es el segundo tipo de tejido fundamental; también se mantiene vivo en la madurez, y está formado por células provistas de paredes de grosor desigual. El colénquima puede plegarse, y actúa como tejido de sostén en las partes jóvenes de las plantas que se encuentran en fase de crecimiento activo.

 

El esclerénquima, el tercer tipo de tejido, está formado por células que pierden el protoplasto al madurar y tienen paredes secundarias gruesas, por lo general con lignina. El esclerénquima se encarga de sujetar y reforzar las partes de la planta que han terminado de crecer.

 

En las dicotiledóneas, como el chícharo o guisante, los haces se agrupan en un anillo cilíndrico; el resto del tallo está formado por tejido fundamental y suele dividirse en córtex, situado por la cara exterior del cilindro vascular, y médula, situada en el interior. La capa externa del tallo de las plantas herbáceas se llama epidermis. En las dicotiledóneas se sitúan los haces de floema y xilema primarios formando cilindros concéntricos, estando los de floema siempre en posición exterior. Entre éstos se disponen proyecciones radiales del parénquima médulae, denominadas parénquima interfascicular, aunque en algunos casos los cilindros son prácticamente continuos. Al contrario que en la raíz, en donde los haces del floema se alternan con los del xilema, en el tallo se colocan uno junto a otro sobre el mismo radio.

 

 

El cambium, debido a divisiones celulares paralelas a su superficie, produce xilema secundario hacia el interior y floema secundario hacia el exterior. Esto hace que el floema secundario empuje hacia fuera al floema primario, mientras que el xilema secundario empuja hacia el centro del tallo al xilema primario. El cambium produce tejidos conductores año tras año en las plantas leñosas, provocando que el tallo vaya aumentando de diámetro

 

Estructuralmente, en un corte transversal de raíz observado al microscopio se pueden reconocer dos tipos de constituciones internas, las estructuras primaria y secundaria.

La estructura primaria puede analizarse en cortes de la zona pilífera realizados sobre raíces jóvenes. Esta estructura es la única que muestran las plantas criptógamas y angiospermas monocotiledóneas; es el resultado de la acción de los denominados meristemos apicales radicales, y que es muy semejante al de los tallos, con ciertas excepciones.

La estructura primaria es muy semejante a la del tallo.  Sólo difiere en lo siguiente:

·         La epidermis, una vez cumplida su misión de emitir pelos radicales muere y se desprende, siendo sustituida por el primer estrato de células corticales, las cuales se alargan radialmente y se suberizan o lignifican, formando la llamada exodermis. 

·         El parénquima cortical no es clorofílico y la endodermis resulta más manifiesta.  Por último, los haces liberianos están intercalados entre los leñosos, de manera que el cambium es sinuoso. 

De fuera a dentro se aprecian: la epidermis, protectora y con pelos radicales absorbentes; en la zona pilífera, la epidermis se denomina rizodermis; la corteza, formada por una sola capa de células (o por varias si se trata de ciertas raíces aéreas como los manglares y orquídeas tropicales), donde la raíz almacena las sustancias de reserva, y por donde son transportadas el agua y las sales absorbidas en los pelos hasta los tejidos conductores por diferencia de presión (ósmosis) entre las células epidérmicas y corticales; y el cilindro vascular, separado de la corteza por una sola capa de células, la endodermis (concéntrica), y formado por el floema o líber primario y el xilema, y rodeado por una capa de células parenquimáticas (el pericilio) que originan las raíces secundarias, el pericilio puede faltar en algunas plantas acuáticas y parásitas.

Por su parte, la estructura secundaria de la raíz es el resultado de su crecimiento secundario, que se presenta únicamente en las raíces principales de las gimnospermas y dicotolidóneas leñosas. Se produce cuando hacen aparición los dos meristemos secundarios: el cambium vascular y el felógeno. La secundaria es idéntica a la del tallo, con formación de lenticelas y de ritidoma.

 

 

 

 

                                                  

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

CORTE DE LA ESTRUCTURA INTERNA SECUNDARIA DE LA RAÍZ

 EL FELÓGENO: Es un anillo de células localizadas en la corteza; al reproducirse origina tejido suberoso hacia fuera y tejido parenquimatoso hacia adentro.

EL CAMBIUM: Localizado en el cilindro central entre los vasos conductores; tiene como función producir hacia adentro xilema y hacia fuera floema. El felógeno y el cambium son los responsables del crecimiento en grosor de laraíz.

 

 

 

                                                                

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

ORGANOS INTERNOS DE LA RAIZ

Corte transversal de la raíz

 

 

La endodermis, que está por fuera del periciclo, se considera parte de la corteza. La endodermis contiene las bandas de Caspary

Corte transversal de la raíz de una planta de maíz (una monocotiledónea), que muestra el cilindro vascular que rodea la médula.

Parte de una raíz secundaria que surge del periciclo se puede ver en la porción inferior de esta microfotografía

Las células nuevas se producen por división de las células del meristema apical. Las células que se encuentran por encima del meristema sufren una serie característica de cambios a medida que aumenta la distancia entre ellas y el ápice de la raíz. Primero hay una tasa máxima de división, seguida por alargamiento celular con pocas divisiones posteriores. Cuando las células se alargan, se diferencian en los tres meristemas primarios que originan los tres sistemas de tejido de la raíz. La protodermis se transforma en epidermis, el meristema fundamental, en corteza, y el procambio se transforma en el xilema primario y el floema primario. Algunas de las células producidas por el meristema apical se diferencian y forman la caliptra protectora de la raíz.

 

                                                    

 

 

 

BIBLIOGRAFIA

 

·        Tratado de Botanica, GIUSEPE GOLA,GIOVANNI NEGRI, CARLO CAPPELLETTI. Editorial Labor S.A

·        Biología 6ª edicion, HELENA CURTIS. Editorial Panamericana.

·        Encarta 2004.